marzo 26, 2006

 

Conociendo, un poco más, a nuestro más hermoso enemigo.




La mujer, ese ser tan distante y cercano a nosotros los hombres. Quizá nuestra envidia primigenia desde que el mundo es mundo. El don de poder dar vida, dejar que de ella nazca un nuevo ser, amamantar…

De allí nace su grandeza, de allí nace su esclavitud, quizás por ello la hemos condenado sin previo juicio. La historia la escriben los vencedores, los fuertes (?), los hombres…, y ya vemos que historia de pacotilla tenemos. Qué distinta sería si la historia la hubiera escrito las mujeres, sólo ellas sabe lo que sufre una madre al enviar un hijo a una guerra, por ejemplo. Debe ser que muchos hombres hemos nacido sin madres, eso explicaría muchas cosas. Otra también sería la historia si la hubiéramos escrito mano a mano, ellas y nosotros, como debería haber sido desde el principio del principio.

La mujer por muchos años y, lamentablemente aún hoy, en muchos lugares fue criada y educada para “servir, complacer y estar dispuesta a los únicos deseos de su macho o machos”, dejando de lado su satisfacción emocional, física, intelectual. La mujer utilizada como hembra era un objeto más para el hombre, era un recipiente de espermas.


La regla siempre está para ser rota en algún momento, han existido mujeres que no han jugado ese papel, pero la mayoría –entre esa mayoría muchas mujeres también, lamentablemente- sofocan ese fuego y vuelven a la norma. Así somos los seres humanos.

Pero no pretendo ponerme trágico, ni tampoco meterme con la Santísima y sus otras copias, creadas por –adivinen- por los hombres. Hoy quiero cantar, con mi terrible voz desafinada, al cuerpo femenino.

Últimamente, y gracias a las luchas femeninas, tanto hombres como mujeres han comenzado a tomar conciencia de que la mujer es también parte fundamental de una pareja.

Bajo su maravillosa sabiduría, los antiguos maestro chinos se guiaban por la doctrina del Tao del amor, donde lo más importante era buscar el equilibrio, la armonía con el entorno, y dicho equilibrio, armonía, era conseguido a través de las relaciones sexuales. Los maestros del Tao señalaban que la relación tenía que ser satisfactoria para ambos miembros de la pareja –uso la palabra pareja-, ya que así podría lograr una mejor salud física, mental y espiritual, también propiciaba que las personas vivieran más años y su vida sexual se prolongara casi hasta el mismo momento de la muerte.

El Tao consiste en lograr la máxima y completa satisfacción de la mujer, evitando la perdida de Chin (semen), el hombre tenía que evitar eyacular en todos sus encuentros sexuales, esto lo hacía mejor amante y sobre todo no perdía energía, lo cual le ayudaba a llegar a la longevidad y estar en equilibrio con su entorno.

Lamentablemente las cosas en el mundo occidental distan mucho de parecerse a las ideas de la antigua China. Cómo se le explica a nuestro macho occidental lo no derramar su preciado elixir sobre los pétalos de esa flor que le espera –según él- con locura y que es su única razón se ser y existir. Cómo enseñarle que la mujer no es un hueco esperando ser llenado por él y su asta. Presta ésta siempre –su asta- para muchas, pero muchas, banderas. Pero la vida es justa, también existen hombres que han aprendido a ser a dar y darse.

Las mujeres han sido mucho más inteligentes que nosotros y encerradas en su papel descubrieron, antes que el hombre, sus cuerpos. Si lo ponen en duda…, me pueden explicar cómo se puede colocar un aceite, un ungüento sin tocarse la piel. La mujer comenzó a tocar su cuerpo y, por qué no, disfrutarlo lo que por otro lado tenía prohibido o era tabú. Aprendieron a explorar sus cuerpos y encontraron zonas más sensibles.

El encontrar esas delicadas zonas corporales la mujer debió conocer en qué lugar es donde una caricia, un golpe, una fricción o un apretón le hace sentir excitación. Y eso lo hacía sola o en pareja. Ellas, dadoras innatas, le han enseñado a los hombres ese mundo, claro a veces se encontraron con cada bestia y su lapidario: “Y quién te enseño eso?”, en el mejor de los casos. En el peor, era una vulgar pecadora. Sor Juana Inés de la Cruz lo escribió muchísimo antes y mejor que yo.

Últimamente las mujeres comienzan a tener más libertad para hablar y practicar el sexo, los mitos que existen alrededor de la virginidad están quedando en el pasado –aunque no del todo-.

El autoerotismo y la masturbación -que créanlo amigas, no es pecado y es hasta buenísima para el ejercicio mental a pesar de lo que diga la Santísima- son dos elementos que la mujer puede disponer en practica para conocer los puntos más sensitivos de su piel. Lo más importante es recordar que no es necesario estar desnudas para hacerlo, también a través de la ropa se puede estimular algunas áreas.
No soy un erudito al afirmar que la mujer es muy receptiva, sin embargo en muchas ocasiones por su formación familiar, religiosa y un lamentable elevado etcétera, no se atreve o se deja llevar por sus sentidos y pone barreras para la estimulación. Podríamos decir que prácticamente todo el cuerpo femenino puede ser erógeno.


Amigos, les invito a recorrer ese maravilloso templo.

El rostro: Es un área que debe ser estimulado, recorrerse y conocerse sutil y tiernamente para obtener mejores resultados. Jamás debe olvidarse la nuca, las sienes, los parpados, las mejillas, la zona de las cejas, los bordes de la nariz. Los labios y la boca, estos últimos pueden ser explorados tanto con las yemas de los dedos como por otros labios, nunca olvidemos que los besos es la primera muestra de atracción.

El cabello o mejor dicho, el cuero cabelludo es un lugar que se sensibiliza a cualquier mujer, acariciar su cabello desde la misma raíz, su cabeza, y sobre todo la que está cerca del cuello –justo donde termina la salida del cabello, si no pregúntele a un japonés, esa visión, para ellos, es tremendamente erótica-. Si se tiene el tino de saber estimular esa zona la mujer estallará de placer.

Las orejas son muy sensibles, pero hay que procurar tratarlas con sumo cuidado y suavidad, el oído es muy delicado y un ruido fuerte puede provocar molestia más que excitación. Intercala mordisqueos y succiones en lóbulos.

El cuello es la entrada a la intimidad, es un punto muy estratégico. En el cuello se sabe si nuestra amiga permitirá o no que su cuerpo sea explorado más a fondo. Más claro?

Las extremidades, tanto superiores como inferiores son altamente sensitivas. Comenzando por las axilas –lo más sutil que se pueda- hasta la palma de la mano son lugares ricos en terminaciones nerviosas que los amantes dejan, absurdamente, de lado al igual que los muslos, sobre todo en la parte interior, las pantorrillas y las rodillas. Cuando tengas la opo9rtunidad acaricia con mesura los pies de una mujer, levemente como el aire y luego piérdete en la mirada de ella. Después me cuentas.

La espalda y los hombros femeninos son lugares misteriosos y, sobre todo, enigmáticos. Por qué no un dulce masaje, o los besos tenues, las acaricias, apretones, rasguños, entre otras cosas más pueden resultar muy placenteros para ellas.

De los senos…, qué puedo escribir o explicar, ellos son puntos erógenos en alto grado y desempeñan un papel importante en la vida sexual femenina, succiones, mordiscos, lamidos, pequeños golpes –dulces golpes-, pellizcos –dulces pellizcos- o presiones suaves originan que los pezones se pongan erectos y que la mujer se excite en demasía. Se debe tener sumo cuidado con la estimulación de esta zona, ya que es una de las más frágiles y delicadas de la geografía femenina. Es extraño, los hombres experimentan las mismas sensaciones a ser estimulados, pero el tabú a veces impera en la mente del macho.

El ano es un área prohibida, suele relacionarse con lo sucio, lo asqueroso. Mas sin embargo es un lugar rico en terminaciones nerviosas que lo convierte en un punto clave para la estimulación erótica. Rodeado por las nalgas, las cuales pueden ser estimuladas con roces, caricias, fricciones, golpes, y demás cosas que a la mente se le ocurra. Poner la salchicha entre el pan y no dentro del pan, disculpen lo vulgar pero quería ser gráfico.

El perineo, localizado entre el ano y la vagina, es la zona que convenientemente estimulada provoca en la mujer sienta deseos por no detenerse ante sus instintos sexuales.

La vulva, el límite es el que puedan colocar los amantes. Ésta puede ser erotizada tanto por dedos, labios, lengua, pene, juguetes o algún otro objeto -siempre y cuando la chica esté de acuerdo-

El clítoris, el centro del centro, es quizás la zona sexual más delicada y sensitiva de la mujer, además de que es relativamente sencillo estimularlo, lo cual tiene que ser poco a poco comenzando con una intensidad baja y con algo de lubricación para no provocar roces, hasta que los movimientos puedan irse haciendo más y más rápidos. Al igual que la vulva puede hacerse con la boca, lengua, dedos, pene, etcétera.

La vagina, es cómico pero solo sus primeros cinco centímetros son los únicos que tienen sensibilidad. Una de las discusiones que he tenido con mis amigos “heterosexuales» es el mito del tamaño del pene para hacer sentir una mujer. Una cosa es ver o tener algo 80 centímetros, debe impresionar, sin duda, pero a la final debe ocasionar más dolor que otra cosa. Amigos, no hay que preocuparse por estar bien dotado, sino por saber mover, usar y hacer bien el asunto.
Además, si se busca bien, a través de la vagina se puede localizar el lugar interno más sensible de la mujer, el famoso punto G. Su lugar no es de libro, sólo se consigue con el tacto y la delicadeza de quien lo busca.

Tampoco hay que olvidar zonas del cuerpo femenino como las caderas, ingles, ombligo, zona púdica, el bajo abdomen y la parte inferior de la espalda sin llegar a las nalgas.

Uno, podría aprender todo lo anterior de memoria y convertirse en un amante perfecto, pero nunca se debe olvidar que la excitación femenina es mucho más lenta que la del hombre, así es que las cosas no deben ir tan rápido, ni se debe ser grotesco en los movimientos, caricias y golpeteos, todo debe ir con cierto tempo.


Ya he cumplido con mis amigas y amigos.


Un último punto, y juro que no me creo un especialista en el tema, siempre he dicho, que estar con alguien en intimidad es como bailar sobre la piel del otro. Todo el mundo es un instrumento musical, todo depende de la pieza, de la pericia del intérprete y de las condiciones del instrumento. Es también como oír el Bolero de Ravel -para pecar de poco original- primero lento, casi imperceptible y hasta llegar con la coda final viendo los fuegos artificiales en el horizonte. Su pareja se lo agradecerá.


De ustedes depende, sólo de Ustedes.


Comments:
Muy gráfico! Yo agregaría, besos sobre las clavículas :P
Pero como ud. dice querido Dulzor, con tranquilidad, dando todos los rodeos que se puedan y sin prejuicios.

Gracias amigo, hasta pronto!
 
No hay diferencias, el cuerpo humano, femenino y masculino estan "diseñados" para sentir, completamente. Cada milímetro de piel puede desencadenar estallidos de placer.

No solo la sociedad oxidental ha deformado la visión y la función de las mujeres. Mientras en oriente el ser geisha es un honor, en oxidente es enfocado como un abuso sexual de grandes proporciones. Así mismo en paises cruzando el charco, es posible encontrar vestigios de mujeres cuyos primogénitos les han mutilado sus clítoris por encontrarlos pecaminosos.

Las mujeres no tienen nada que demostrar, son las sociedades machistas las que deben entregarle las herramientas para desenvolverse como corresponde.

En Chile ya lo estamos logrando, tenemos una presidentA y un gabinete ministerial escogido por ella con paridad absoluta de sexos. Como dijo Malucha Pinto (actriz chilena), NO TENEMOS PATRIA, TENEMOS MATRIA.

Saludos.
 
qué hermosura de post! gracias miles

coincido con mi compatriota irarrazabal

un abrazo
 
q agradable es recorrer el cuerpo de alguien. porq los hombres pueden gustarme, pero como el cuerpo de una mujer no hay nada...
 
Magistral como siempre Dulzor... un texto educativo para el placer femenino que, seguro, arrancará suspiros como el de "Esas zonas..."
No dudo que quienes te han leido no han desaprovechado tus palabras ;-)
Un saludo y gracias!
 
Uff de hace tiempo que no me aparecia por aca...pero es como cuando llegas a una fiesta atrasado pero en el momento peak de esta...

Un saludo señor un buen post revindicante
En todo caso te dije que iba a volver para cuando le dedicaras uno a las feminas...

Le mando un abrazo y gracias por los mails...

dese una vuelta por mi blog que bueh
esta un poco abandonado pero la proxima semana lelgo con un tema retorcido...

Saludos
 
Excelente post ... yo creo que cada mujer tiene su secretito que hay que descubrir... y los hombre tambien!! solo hay que explorar y buscar queriendo encontrar!
Te seguire leyendo
Saludos
 
Señor Dulzor de Ostras

Usted nos ha llevado por un provechoso recorrido, y ha hecho que contrastemos, cual medrosos y timoratos somos con nuestros cuerpos.

Que bien nos ha hecho.

Hasta pronto.
 
Qué le puedo decir de su post?
Nutritivo?
Instructivo?
Usted me dice que soy una caja de sorpresas..., déjeme decirle que Usted no se queda atrás.

Todo lo mejor para Usted.
 
Increible tu post...lindisimo...No tengo nada que decir,expresaste perfecto como recorrer el mapa femenino...Un abrazote
 
Excelente post.. grafico, textual y cierto! Awesome!
 
Un post muy ilustrativo, toda una leccion de erotismo, lastima que no leen todos los machos que se precian de tal.
Un saludo cariñoso desde Chile
Luunna
 
Guau habia visto escritos dedicados a la mujer pero el tuyo alcanzó el proximo nivel, muy muy bueno. También estoy por la igualdad de derechos y oportunidades y con mucho orgullo debo decir que en Chile hicimos algo por ello, tenemos presidenta.

Gracias por tu visita, saludos
 
Estimado Dulzor de ostras, os vengo a devolver, gratamente, la visita. Interesante el Tractatus,
salutes
 
...
 
Hola,Gracias por el mensaje, que me dejastes, esa son las las señales de tus maestro.

Impresionante post, sobre la mujer, creo que recorrer el cuerpo humano y hacerlo sentir es todo un arte. Un abrazo.
 
Pues, como usted pasó a conocerme, yo también pasé.
:D
Bear hug,
Eleu
 
También me sumo a Eleu... lo estaré observando, desde mi cambio de estación.

Slds
 
dese una vuelta por mi blog...

se extrañan sus comentarios XD

Saludos
 
Tremendo

"Poner la salchicha entre el pan y no dentro del pan" Notable XD

Lo Cierto es que para muchos de nosotros ya el ser afectuosos con la pareja nos es dificil, el permitirnos jugar y explorar se escucha casi temerario, peligroso. Esperemos que con el tiempo y la persona adecuada, se vayan rompiendo todos esos tabu
Pero bueno, soy joven XD

UN agrado, Un Saludos
Nos leemos pronto
gracias por el cumplido
 
hey..respondiendo a su visita en mi blog! gracias
btw.. buen post!!
 
Una de las cosas que me llama la atención de Usted es lo minucioso de sus post.
Felicitaciones y tomaré datos.

Todo lo mejor para usted.
 
HELLO

INTERESTING BLOG

HUGZ AND KISSES

FROM BRAZIL !!!!!!!!
 
Creo que lo único que le falta a Ud. es conseguirse una casa editorial. Tendría éxito.

Saludos.
 
Un texto para una revista. Muy bueno.

Att.
Orlando.
 
ALUCINANTE..!! Todos los hombres deberían leer este post.
 
Una lección magistral. Te felicito.

Ricardo - Sombras
www.afondo.org/sombras/
 
me encanta tu blogg... lo que escribes... te dedicas a¿?...
un saludo desde estas tan mal tratadas tierras...
 
Exquisito y didáctico de principio a fin de tu estupenda prosa.

saludos...
 
Cuidado y estudio extremos son la mayor virtud de tus artículos y, al mismo tiempo, un equilibrio espeluznante en la cuerda floja entre lo excesivo y la acuciosidad máxima; hasta ahora, solo artículos de tronío, como este, salen de tu intelecto.

Hay una zona erógena de la mujer que me fascina y no puedo evitar intentar excitar: su ilimitado e incomprensible corazón.

Un abrazo, y felicitaciones, otra vez.
 
Qué belleza de descripción! que dulzura! gracias por compartir sus escritos, Dulzor! No creo que existan mejor forma de describir a una mujer! Saludos.
 
estoy deacuerdo con todo lo que dijiste solo tengo un problema no tengo con quien practicarlo.. jejejeje.. pero espero tener aunque sea el molde. jeje

saludos
 
Me pareció que también tú tienes tabús, digo por lo del pan.
Al final noté machista la metáfora de la pieza, el intérprete y el instrumento.
Me gustó el post, qué bueno que haya quien valore de verdad el recorrido y las partes para llegar a la ecxitación de una mujer.
saludines calurosos.
 
Excelente post, no tengo mucho más que decir...las mujeres somos maravillosas, los hombres deberían valorarnos más
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?