marzo 07, 2006

 

Esas zonas erógenas masculinas.



Desde que el mundo es mundo, la sexualidad masculina ha sido considerada en nuestra cultura occidental, como algo íntimamente relacionado con la virilidad y la capacidad de procrear. Sin embargo estas ideas comienzan a cambiar...


Aún ahora existen personas que creen en el mito de que el placer masculino está vinculado exclusivamente a los genitales y a la penetración olvidando el placer que resulta de la estimulación de otras partes del cuerpo altamente sensibles y que podrían ayudar a los hombres a disfrutar de una mejor vida sexual. Los varones, tanto como las mujeres, necesitamos y disfrutamos del juego erótico, ya que mediante este podemos conseguir la estimulación necesaria para tener una erección firme y preparar no sólo al pene, sino también al cuerpo y la mente para el coito. Es por ello que debemos darle especial importancia al reconocimiento, exploración y estimulación (solos o en pareja) de nuestras “Zonas erógenas”; lo cual nos ayudara a gozar de manera más completa de nuestra sexualidad y del placer que nuestro cuerpo puede ofrecernos.


Qué es una zona erógena? Se dice que el órgano sexual más grande que tenemos los seres humanos es la piel porque ciertas partes de nuestra epidermis son altamente sensibles a la estimulación y capaces de producir muchísimo placer. Es a estas áreas a las que se denomina zonas erógenas. Las zonas erógenas son tan sensibles debido a que en ellas existe una red de terminaciones nerviosas que reaccionan ante el estímulo, sobre todo táctil.


Cómo descubrirlas y estimularlas? Debido a la gran diversidad que existe entre los individuos, la exploración y descubrimiento de las zonas erógenas varia de persona a persona; sin embargo es, además de recomendable, riquísimo y delicioso explorar el territorio de cada amante hasta encontrar cada uno de sus puntos más sensibles y explotarlos no sólo en cada encuentro sexual, sino que incorporarlos a la dinámica de pareja. La exploración de las zonas erógenas se pueden realizar tanto solos como en pareja, y podemos hacerlo portando con ropa o sin ella.


Por lo regular el sentido del tacto es el más empleado para dar estimulación a las zonas erógenas; pero cabe recordar que nos podemos auxiliar de los demás sentidos y también, por qué no, de objetos que nos sirvan como juguetes sexuales; recordemos que si nuestra imaginación no tiene límites, nuestra sexualidad tampoco.


A manera de ejemplo podemos decir que algo muy excitante es estimular las zonas erógenas con la boca, lengua, dientes, aliento y labios; además de frotarlas o darles pequeños golpecitos (donde se pueda).


Cuáles son las más comunes? Las zonas más sensibles en la mayoría de los hombres se encuentran básicamente en tres áreas: rostro, tórax y genitales, aunque no deben descartarse tanto las palmas de las manos como las de los pies.


Los labios y la boca son una zona altamente sensible. La mejor estimulación no sólo de los labios sino de la boca es el beso; que por lo regular es la primera expresión de deseo. La boca es la principal zona erógena que se explora al comenzar a conocer e intimar con una persona. Otra de las ventajas de este lugar sensible es su movilidad, porque puede, ya sea al mismo tiempo o no, brindar y recibir placer y estimulación.


El rostro es otra zona donde los varones disfrutamos de los roces y estimulación. La exploración del rostro resulta extremadamente excitante, sobre todo si la estimulación se centra en cuello, orejas y párpados.


La espalda y los hombros son otras dos áreas altamente sensibles que reaccionan a todo tipo de estímulos: cosquillas, masajes, leves rasguños, suaves golpes, fricciones, etcétera. El pecho y pezones masculinos son puntos erógenos altamente sensibles, capaces de producir un placer intenso al ser succionados, frotados, acariciados o pellizcados.


Por otra parte, casi todas las personas sienten placer cuando sus nalgas son acariciadas. Esta es una región a la que los varones no le damos gran importancia puesto que solemos relacionarla, equivocadamente, con pasividad y feminización por eso resulta preciso que dejemos de lado los estigmas para que disfrutemos toda la capacidad de sentir placer que tiene nuestro cuerpo.


El ano es otra de las regiones que muchos hombres consideramos intocables, ya que la asociamos con la homosexualidad pasiva. En el ano existe una infinidad de terminaciones nerviosas, inclusive algunas personas lo consideran como la parte más sensible del cuerpo humano. Y es por esa zona, por donde se puede estimular el famoso y mal llamado punto G masculino, que en realidad se llama punto E. Este punto suele estar ubicado hacia la parte media del recto, en donde la pared rectal se encuentra en contacto con la próstata y puede ser estimulado usando los dedos o a través de la penetración. Claro que para ello es preciso estimular previamente el ano de modo que se produzca la relajación del esfínter y la introducción (del dedo, el pene u otro objeto) no resulte dolorosa. Usar algún tipo de lubricante resulta muy recomendable.


Si recibe un adecuado masaje, la próstata incita al orgasmo. Sin embargo, el hombre no puede estimularse a sí mismo tan fácilmente, ya que el punto E está dentro del recto, por lo tanto será necesaria alguna colaboración. Qué tan abierto pueden ser los hombres heterosexuales en disfrutar ésta experiencia sin dudar de su hombría?


La parte de nuestro cuerpo que la mayoría de hombres consideramos más importante para el placer es la zona genital, ya que ésta suele responder rápidamente al más ligero roce, incluso hasta a las fantasías que a veces crea nuestra imaginación. En ella encontramos varias zonas erógenas que debemos explorar con calma, curiosidad y delicadeza.


El perineo es la parte situada entre el ano y los testículos y resulta ser extremadamente sensible a las caricias (sobre todo de las uñas), una adecuada caricia en esa zona provoca una excelente erección y un mejor orgasmo.


Los testículos son extremadamente sensibles al tacto, la desventaja es que debido a esta sensibilidad el placer puede transformarse fácilmente en dolor, por lo que debemos acariciarlos, chuparlos o lo que se nos ocurra en ese momento con delicadeza. El pene es donde el placer puede concentrarse con mayor intensidad. Toda la extensión del pene es muy sensible; pero la región que tiene mayor cantidad de terminaciones nerviosas y por tanto resulta ser la más sensible es el glande, en especial la corona, el frenillo y el orificio de salida.


Empecemos pues a romper con las represiones que limitan nuestra capacidad de dar y recibir placer. En una relación sexual entre dos adultos todo debería ser más fácil e intenso, ya que los dos conocemos muy bien el cuerpo del otro. Exploremos el cuerpo de nuestra pareja, dejémoslo explorar el nuestro y así mejoraremos sustancialmente el placer de estar juntos.


A mis amigas les debo el post de Zonas erógenas femeninas y espero no tardar tanto en redactarlo.

NOTA: La foto del pecho es de mi niño grande



Comments:
Con tus amigas heterosexuales estas cumplido Dulzor, la información es imprecionante y resulta muy educativo ;P.
Tendré en cuenta tus notas.
Gracias!
No te pierdas,
Un gran abrazo
 
Dulzor, tengo la misma impresión que Pagana. Tu post es muy ilustrativo...
Siempre se ha hablado de complacernos a las mujeres de mil formas distintas (no me quejo), mientras que del hombre se dice muy poco, como si sólo disfrutara de una manera. Incluso me parece que muchos hombres simplifican su sexualidad en una especie de "uno, dos, tres y ya".
Ojalá muchas personas lean esto, para que abran sus mentes hacia un disfrute mayor con sus parejas. Seguro veríamos más sonrisas por ahí ;-)
Saludos!

Me quedo esperando el post que prometiste, pero tómate tu tiempo.
 
Dulzor:
Que lindo pecho de Tu niño Grande..
Interesante Post..
Sabes en la parte baja del ano allí hay 72 mil nadis son puntos de energía que conecta directamente a los Chakras por ello se convergen diferentes formas de éxtasis y placer.
Besos Namaste ♥
 
Gran cátedra que dio en este post señor.

Personalmente he encontrado pocas zonas así en mi cuerpo, es que la fugacidad de mis relaciones me da poco tiempo para experimentar...

En fin, gran detalle el mail que enviaste y por mis comentarios no hay nada que agradecer...

Espero el post de las zonas erogenas femeninas.
Saludos
 
Desapasionado post, en el cual te detienes al llegar al...
Te felicito por la seriedad con la cual tratas todos tus temas, usando un lenguaje de altura y que mantiene el interés.

Yo, heterosexual nacido y convencido, no dudo de ningún aspecto de mi sexualidad. Pero el placer físico indudablemente lo tengo muy "genitalizado", como ocurre con la mayoría de nosotros. Sí, hay mujeres que exploran con fervor otros puntos, y lo hacen bien...
 
Didáctico y certero. Un tema masculino del que pocas veces se habla.

Saludos...
 
Poca frecuencia de publicación pero textos largos y preparados. Extraña forma de publicación en blog.
 
pues a mí si me tocan el ombligo es como si tocaran el boton de la felicidad... Y loco me pongo.
 
a mi, desde las rodillas (su parte de atras [eso lo descburi recientemente!]) hasta los deditos de los pies es como si me elevaran al cielo. ¡recomiendo altamente a q los "estimulen" asi!
 
También es grato pasar por aquí y leerle.


Todo lo mejor para Usted.

PS: Le daré a mi "Ave migatoria" tu texto para uqe lo lea y práctique. A la final salgo ganando
 
Buenas noches,
He de agradecer sus comentarios en mi blog.
Hace un par de meses, fue el suyo el que me dejó literalmente sin palabras por lo que me sentí imposibilitado de comentar.
Por mi parte y con referencia a este escrito, me remito solo a decir que mi sexualidad se encuentra mutilada desde hace cerca de 2 años. No es mi cuerpo el que ha fallado, sigo sientiendo y sientiendome tan capaz de sentir físicamente como hasta antes de "aquel día"... El problema es que con el paso de los años he perdido en osadía y ganado en temores, pues es mi mente la que me ha llevado a la abstinencia sexual completa y rotunda.

Gracias por sus comentarios en mi blog nuevamente.
 
La zona más erógena: Los pies. Sin duda.

Por Dios, cuánto pelo, ¿no? :D
 
Hola, primera vez que paso por acá, la lectura de tu post me obligó a parar y comentar... ¡La nuca, por Dios, que me den mordisquitos en la nuca! ¡Y los dedos de los pies! Es lo máximo...
Finalmente, pues yo, homosexual como soy, pues he tenido la oportunidad de experimentar y disfrutar el placer anal, y la verdad es que reconozco que me encanta que me estimulen el punto E.
Por cierto, también me encantó el pecho de tu niño grande...
Saludos,
 
Yo recuerdo el cuento ese medio ofensivo de la pregunta que le hacían a las mujeres: ¿eres vaginal o cerebral?

Lo mio es más bien emocional... desde que me dejó la mujer no hay vida y eso que salgo y tal, pero nada... si no siento amor, ya me pueden hacer un masaje body to body que nada...

Sin embargo pienso en lo que más me gusta...

pues lametones justo debajo de los testículos y en plan más ligth una especie de mordisquillo que se desliza en la mandíbula... como un beso con los dientes que empieza en la mejilla y se desliza por la mandíbula...

Bueno hombre que estás la mar de interesante con lo que pones en tu blog.

En cuanto a lo de la melancolía, bueno, he aprendido a no tomarme demasiado en serio y entonces me divierto pero la verdad es que por dentro estoy más triste que una higuera en un campo de golf...
 
Por que rayos no vive en Ozkarland?
 
no he dedicado mucho a explorar esos campos de interaccion humana con...experiencia nula. quizas falte de tiempo o simplemente no me apasiona o ne me llama la atención, pero no deja de ser interesante. un gran saludo y gracias por visitarme.
 
no entendi ke quisiste decir con tu post...

en fin.


gracias por visistar otra vez.

saludos.
 
Que profundo, .. una clase de zonas erogenas varoniles.
Oye muy buen post, muy extenso, pero en fin.
A mi me gusta mucho ser acariciado suavemente por las uñas de ella, de forma lenta y armoniosa.
Bien, un gran abrazo desde Chile y muchos....
Placeres!!!
 
bien por tu post!
creo que esto es educación sexual. en algún momento hay que hablar del placer, no sólo de anatomía, embarazo y enfermedades.
 
Te felicito, haces una labor muy necesaria.

Ricardo - Sombras
www.afondo.org/sombras/
 
Vaya conocimiento anatómico, que bueno no ser el único que los conoce, jejeje... aunque la verdad muy poca gente los maneja con destreza por el miedo al placer que pueden producir. Y la foto del torso...excelente.
 
Una vez más, revisando tus líneas me consigo con algo maravilloso...de evrdad que es muy ilustrativo, aunque te faltó mencionar los lóbulos de las orejas y lo estimulante que son los mordisquitos en esa zona.......bueno experimentaré más de mi cuerpo y el de mi pareja........
 
Dulzor, me encanto el tema, es interesante y educativo y te cuento que a la mayoria de los hombres no le gustan que le exploren el punto E.

Te felicito, abrazos.
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?